Lunes, 16 Diciembre 2019 14:47

Compartir: Esperanza de Futuro

Compartir: Esperanza de Futuro

Alejandro Gallard

 

 

 

 

 

Colaboración: Sagrario Chamorro Argeñal  

Ilustración y Publicación: Juan Flavio Orozco V.

 

El avance en las comunicaciones han logrado un cambio al entendimiento global de la humanidad, sus medios son tan sorprendentes, que si un emprendedor residente de Belice, Centroamérica, decide conocer sobre una actividad o producto de la India –por mencionar dos países cualquiera de diferentes continentes– lo único que tiene que hacer es utilizar su conexión de Internet, móvil, residencial o pública, y en menos tiempo que le toma para que le sirvan una bebida refrescante, se comunica con su contraparte en la India y adquiere la información requerida, comparten intereses, requerimientos, incluso ocio, lo cual ha dado un vuelco positivo a las relaciones empresariales, científicas y culturales, mejor dicho, estamos aprendiendo a compartir, gracias a las facilidades que nos brinda la nueva tecnología, que ha echado por la borda la ignorancia y desinformación que nos mantenía en la oscuridad informativa.

ctrodatos noruega

Hay una nueva forma de convivir en este mundo y no es precisamente la política, sea de derechas o izquierdas, se trata del nuevo sistema llamado "compartivismo" acción de compartir, que muy pocas veces hemos puesto en práctica y que tiende a traernos esperanzas en los conflictos que ha mantenido a la humanidad en la pobreza material y espiritual, negándonos la tan ansiada felicidad.

ctrodatos lulea suecia

Compartivismo es Cooperativismo, que no ha logrado despegar debido a la ignorancia, pero ahora que no hay secretos –aunque siempre habrá algunos– esa apertura comunicativa nos permitirá acercarnos a conocer cómo vive, negocia, trabaja y se divierte el chino, el australiano, el mexicano, el nigeriano, el colombiano o el danés y así, aprender de sus logros y errores para reacomodar la convivencia, filosofía política y social del Compartivismo.



El Gran Capital tiene que compartir, de lo contrario se estanca. El trabajador que no comparte, pierde su fuerza negociadora. El profesional que no comparte los progresos de la ciencia, fracasa y para el estudiante, el compartir es una necesidad. No hay alternativas, o surfeas la ola gigante del desarrollo tecnológico que te abre las oportunidades al cooperativismo o te quedas en la soledad de los que ignoran que, si el globo terráqueo cesa de girar, desaparece. ¿Qué significa "compartir"? Muchos lo confunden con regalar, lo que está alejado de la realidad pues no es un acto caritativo ni una regalía, es simplemente un nuevo sistema económico, aplicado en los países donde el desarrollo está basado en la cooperación de su población, civilización en otras palabras, donde la producción es un incentivo, ya que como dice Jeremy Rifkin, autor de una veintena de ensayos sobre el tema de la economía del compartir como el primer sistema económico desde el capitalismo y el socialismo. En su obra "La Tercera Revolución Industrial" (2011), analiza el impacto de la Red en la organización económica de la sociedad actualizándola con el surgimiento de la "economía colaborativa" y este año, con el desarrollo de las infraestructuras verdes en "El Green New Deal" (nuevo trato verde, https://es.wikipedia.org/wiki/Green_New_Deal) global.

jeremy rifkin

Rifkin habla de "renta mínima", al igual que Milton Friedman, no de "salario mínimo". Argumenta que la renta "no se gana a cambio de nada, sino de trabajar en la economía social, ya que la gente quiere trabajar, contribuir a la sociedad" donde todos son necesarios, añadiéndonos que "el mundo no puede cambiar solo con la inteligencia artificial o los robots", a sabiendas que "íbamos a la automatización casi total del trabajo" sin prever que "el internet daría lugar a la ‘sharing economy’, la economía del compartir, que significa compartir para progresar.

robotizacion

Dice el sociólogo y economista Rifkin, que "Necesitaremos de millones de trabajadores para desarrollar las infraestructuras del futuro hacia el que vamos", y es por eso que las economías latinoamericanas, deben hacer un giro hacia las nuevas tecnologías que nos llaman a compartir las riquezas y los riesgos, y por sobre todo, las obligaciones cívicas que nos lleven a cimentar la democracia representativa, que significa esperanza en el progreso y bienestar de nuestros pueblos, muy contrario al sistema que usan los corruptos "populistas" para regalar lo que no les pertenece: La propiedad privada.


 

 

 
 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 1598 veces